¿Por qué un paciente con COVID-19 puede necesitar oxígeno suplementario?

¿Por qué un paciente con COVID-19 puede necesitar oxígeno suplementario?

El oxígeno es considerado un elemento esencial para aquellos pacientes con con COVID-19 que cursan con oxígeno bajo por  daño pulmonar.


¿Por qué el oxígeno es tan importante y necesario para las personas con síntomas graves de COVID-19? Si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que alrededor del 80% de personas afectadas por el COVID-19 se recuperan sin necesidad de un tratamiento hospitalario, existen pacientes que experimentan síntomas graves como la imposibilidad de respirar por sus propios medios. Precisamente son ellos los que necesitan ser hospitalizados y recibir oxígeno de inmediato.


Aunque la mayoría de los pacientes con COVID-19 desarrollan la enfermedad de manera  leve, algunos presentarán mayores complicaciones, por lo que requerirán de oxígeno suplementario en casa.

 

La terapia de oxígeno suplementario utiliza un tanque o un concentrador de oxígeno. Esto ayuda a que el oxígeno llegue a los pulmones y al corazón del paciente, así como a otras partes del cuerpo.

 

Se recomienda utilizar el oxígeno suplementario únicamente bajo prescripción de un médico, ya que este tipo de terapia debe considerarse como si fuera un medicamento. Bajo ninguna circunstancia debe cambiarse el flujo de oxígeno, sin haber consultado primero al médico o el especialista en cuidados respiratorios. El médico tratante debe indicar cuánto oxígeno usará el paciente durante el periodo del tratamiento.

 

Es muy importante mantener la manguera del oxígeno a la vista y no colocarla debajo de muebles, ropa, cobertores, alfombras o cualquier otro objeto, ya que esto podría impedir el flujo de oxígeno hacia el paciente.

 

Finalmente, es importante mencionar que el riesgo de incendio aumenta cuando se utiliza el oxígeno suplementario, por lo que se deben extremar precauciones para evitar un accidente. Por ejemplo, evite fumar en el hogar, no deje el tanque abierto mientras no se utilice, instale el concentrador de oxígeno lejos de cualquier fuente inflamable o de gas natural como chimeneas, hornos, calentadores o secadoras.

 

Tampoco utilice electrodomésticos tales como rasuradoras, secadores de pelo, cobijas eléctricas o calentadores eléctricos, donde se esté utilizando el oxígeno, pues podrían producir chispas y provocar un incendio.

 

Además, se recomienda no usar productos cerca del oxígeno como por ejemplo disolventes para pinturas, alcohol desinfectante o productos con base de aceite (como la vaselina).

 

Es importante entender perfectamente cómo usar el sistema de oxígeno, por lo que se recomienda que realice todas las preguntas que tenga al enfermero, médico o proveedor del servicio.


Conozca algunos de los concentradores de oxígeno que le ayudarán a reemplazar los tanques de oxígeno dentro de su hogar. 

Anterior Siguiente

  • Aerosol Medical System